No tienes por qué convertirte en un unicornio - Apremy

No tienes por qué convertirte en un unicornio

De todos los millones de emprendimientos que han nacido en los últimos 10 años en el mundo, ¿cuántos son unicornios? No tienes por qué convertirte en un unicornio.

Diferentes medios de comunicación han promovido por años la idea de que emprender es un mundo glamoroso.

Y que los emprendedores somos personas libres y aventureras que vivimos de viajar, asistir a eventos y hacer pitches ante jurados o inversionistas.

De lo que no se habla es acerca de que los emprendedores somos humanos.

Somos personas comunes, en muchos casos con familia e hijos, que detrás de perseguir nuestros sueños y aportar valor a través de lo que hacemos, frecuentemente no la pasamos tan bien como puede parecer.

Es hora de hablar de emprendimiento con completa transparencia

Es hora de hablar de emprendimiento con completa transparencia - Apremy

Es hora de hablar de emprendedor a emprendedor con completa honestidad.

Es hora de hablar de lo que menos se habla. Sólo así podremos saber con certeza dónde estamos y cómo ayudarnos.

Me refiero a dejar de darle tanta importancia a los canvas y a los pitches, hablo de poner el dedo en la llaga y contestar con completa honestidad preguntas como:

  • ¿Cuánto estás facturando?
  • ¿Cómo se está financiando tu empresa?
  • ¿Tienes un empleo tiempo parcial para sostenerte o tu empresa ya te puede pagar un sueldo?
  • ¿Ya pasaste el punto de equilibrio? ¿Aún pierdes dinero?
  • [Comenta sugiriendo otra pregunta]

Definitivamente emprender no es fácil y no es para todo el mundo. ¿Por qué tratar de seguir mostrando y alimentando el lado fashion del emprendimiento?

Los verdaderos problemas de los emprendedores

Los verdaderos problemas de los emprendedores

¿Por qué se habla tanto acerca de cómo ingresar a una aceleradora o acerca de levantar inversión?

¿Cuántas veces al año o en la historia de tu empresa aplicarás a una aceleradora o buscarás inversión?

Los verdaderos problemas de los emprendedores no están en quedar seleccionados por una aceleradora o en levantar inversión.

Los verdaderos problemas se viven día a día. Sobre todo porque la mayor parte de tus días deberías de pasarlos en contacto constante con tus clientes o posibles clientes, aprendiendo de ellos o ellas.

Verdaderos problemas son:

  • Se retrasó un pago, cómo voy a pagarle a mis empleados (o a mi como fundador)?.
  • Se me fue un cliente.
  • La visión de mi socio (o la mía) cambió y ya no nos entendemos.
  • [Comenta sugiriendo otro problema].

Al final cada uno de nosotros encontrará la manera de salir adelante. Pero justo ahí está lo interesante.

Si hablamos más, si compartimos más acerca de la realidad que vivimos podemos ayudarnos a avanzar más rápido.

Tampoco me refiero a hablar de nuestros fracasos pasados, todos los verdaderos emprendedores los hemos tenido.

Me refiero a la importancia de hablar de lo que actualmente nos sucede, con completa franqueza.

Facturar poco, perder dinero, perder clientes, no estar en punto de equilibrio no debe ser motivo de vergüenza. Es parte del proceso.

“Crecer no es una acción, es un resultado”

¿Qué opinas?

Juan Franco

Business Developer at Startup Essentials & Apremy.