Vendes o Vendes - Apremy - Startup Essentials

Vendes o vendes

Érase una vez un emprendedor que tuvo una idea genial, construyó un producto maravilloso, creía saber a quién vendérselo y viéndose sin dinero para seguir adelante se hizo la siguiente pregunta: ¿necesito vender para tener dinero o necesito dinero para poder vender?.

¿Qué le recomendarías a este emprendedor?

Podrías decirle: “¡ve a vender!”, pero su realidad es que no tiene dinero para ir a visitar clientes, ni para material publicitario, ni para promocionar su producto en internet.

O tal vez podrías decirle: “¡consigue inversión!”, pero la realidad es que sus ventas han sido tan pocas y su nivel de evidencias tan bajo que es prácticamente imposible que resulte atractivo para un inversionista.

Quizás lo mejor que podrías decirle es: “¡vendes o vendes!”, así de simple.

Si al emprender optas por ir con tus propios medios (bootstrapping), debes vender (o por lo menos, hacer gestión comercial) porque:

  • La venta en sí misma es la que permite comprobar que tu producto tiene sentido para los clientes, es decir, que les aporta valor.
  • Vender crea el escenario perfecto para experimentar y aprender de ti mismo, del producto y sobre todo de los clientes, sus problemas y cómo crear más valor para ellos.

Si optas por conseguir inversión, debes vender porque lo menos probable que ocurra es que un inversionista te entregue dinero si no le demuestras cómo le harás ganar dinero, lo cual a su vez, es difícil de demostrar si no lo estás ganando para ti mismo.

¿Qué hacer ante el dilema?, ¿necesito vender para tener dinero o necesito dinero para poder vender?.

Aquí algunas alternativas:

  • Vende otro producto más “común” (o quizás, menos escalable) que te genere ingresos y te permita a ti mismo invertir en aquél producto con el que la sacarás del estadio.
  • Consigue un socio. Si pone dinero, genial! sino, al menos es probable que la carga de trabajo se aliviane, lleguen nuevas ideas, amplíe la red de contactos y te ayude a mantener la moral alta al sentir que alguien cree en ti y en el proyecto.
  • Entrénate en ventas. Nunca subestimes el valor de aprender a vender. Quizás no sea tu producto sino tú el que tiene problemas para venderse.
  • Ten paciencia, crecer es un resultado, no es una acción.
  • Si ya has agotado todas las instancias y todos los niveles de experimentación con tu producto y aún así no has vendido, dale un tiro de gracia y aprovecha todo lo aprendido para dar en el blanco con un nuevo proyecto.

Como quizás estas alternativas no sean vistas como “grandes soluciones” para quienes estén viviendo esta situación o la hayan vivido, tal vez sea útil saber que empresas tan relevantes como Mailchimp, GitHub, 37Signals (Basecamp) y muchas más hayan salido adelante sin inversión externa.

Quizás vivir (o mejor dicho, sobrevivir) con poco dinero es algo que nadie quiere, pero con la interpretación correcta puede mantenerte centrado en el objetivo y probablemente sea mejor que tener que rendir cuentas a un inversionista por un dinero que gastaste y que no dio los resultados esperados porque tu producto no tenía sentido para los clientes.

Si te ha gustado esta publicación y/o quieres hacer comentarios, escríbeme a juan@apremy.com.

Genial si compartes con emprendedores que puedan estar pasando o se estén acercando a este dilema.

Saludos! 🙂

Te recomiendo leer: ¿La solución a todos los problemas de un emprendedor está en levantar capital?.

Juan Franco

Business Developer at Startup Essentials & Apremy.