Estudiantes mexicanos compitiendo por el Hult Prize de $1 millón de dólares

Ya lo sabemos, toda ciudad Latinoamericana está infestada de problemas y más problemas. Y los Latinoamericanos tendemos a ver el vaso medio vacío.


Sin embargo, como he mencionado antes, es tiempo de ver el vaso medio lleno y
“convertir nuestros problemas en oportunidades”. Y justo en ese marco, es que debemos abandonar las fantasías y lo antes posible, aterrizar esas hipótesis de modelo de negocio en el mundo real. Eso fue lo que hicimos en el Bootcamp de Startup Essentials x0 los días 28-29 de Enero (álbum de fotos) de este 2016 inmersos en Valle del Sol (una comunidad vulnerable a las afueras de Guadalajara, México).


Con un aprendizaje virtual previo en
Apremy.com sobre Desarrollo de Clientes y Construcción de Nuevos Modelos de Negocio, distintos equipos seleccionados de entre todo el sistema nacional del Tec de Monterrey trabajaron en terreno entrevistando a distintos actores de la comunidad con el objetivo de ponerse en sus zapatos y darse cuenta de primera mano cuáles cosas sí son un problema para esas personas.

hult prize-startup essentials-apremy-tec de monterrey-bootcamp


Típicamente, los emprendedores cometemos el gran error de creer que determinadas personas tienen un problema por cerrarnos a ver las cosas sólo desde nuestra perspectiva externa. Gracias a la experimentación y acercamiento a esas personas, la mayoría de las veces nos damos cuenta que estamos equivocados y que ese problema realmente no es un problema para esas personas, es decir, no les duele realmente y están conformes con esa situación.   


Todos estos interesantes equipos/proyectos provenientes de Guadalajara (Clee y ProTrash), Toluca (Tolos), León (Rootop) y Monterrey (Huitz), están viajando a San Francisco, California y Boston, Massachusetts a competir en las
finales regionales (11-12 de Marzo), las cuales son las eliminatorias para las finales donde el primer lugar recibe 1 millón de dólares del ex-presidente Bill Clinton. El reto Hult Prize es: “¿Podemos construir empresas sociales, sustentables, escalables y de rápido crecimiento que logren duplicar el ingreso de 10 millones de personas en zonas urbanas densamente pobladas mediante la conexión de personas, bienes, servicios y capital?


Específicamente el equipo de
ProTrash aceptó mi ofrecimiento de que nosotros (Startup Essentials / Apremy) las siguiéramos apoyando después del bootcamp y es por eso que tengo más detalles de lo que lograron y cómo han progresado. Es de ese equipo que quiero resaltar algunas lecciones aprendidas.  


Al iniciar el bootcamp, el equipo ProTrash compuesto por Valeria, Mónica,
Yuvia y Andrea, tenían algunas hipótesis, es decir, ellas creían:

  • “Toda la comunidad está llena de basura”
  • “Toda la comunidad sufre de desnutrición”
  • “Nuestro mercado no está en este tipo de comunidades, está en comunidades en situaciones aún más precarias”
  • “Las personas en estas comunidades no recolectan ni reciclan la basura”
  • “Todas las personas en la comunidad tiran la basura en cualquier parte y es por eso que se ve mucha basura por las calles”
  • “Las personas estarán dispuestas a intercambiar basura reciclable por comida”
  • “Instalaremos máquinas que reciban la basura y la compacten como en países desarrollados”

    maquina-recicladora


Ante esas hipótesis, el trabajo de experimentación comenzó y ellas (al igual que el resto de los equipos) recorrieron la comunidad entrevistando a distintos perfiles de personas. Ejecutaron múltiples experimentos y algunos de
los principales aprendizajes fueron:

  • La razón del porque hay basura por muchas partes es un ineficiente e inconstante sistema de recolección de basura.
  • Típicamente las familias gastan el 60% de sus limitados ingresos en alimentación y esto hace que tengan que hacer sacrificios en otros servicios básicos. Las madres cabeza de familia son las que típicamente cargan con esa responsabilidad. Los alimentos que logran comprar son los de menor costo pero no necesariamente son los más nutritivos.
  • Ambos problemas de acumulación de basura y mala alimentación persisten en este tipo de comunidades, así que, este tipo de comunidades si son su mercado. Aún queda por validar la hipótesis de si los problemas se replican en comunidades en situaciones aún más precarias.
  • No todas las personas son iguales, más de la mitad de las familias actualmente separan la basura. Actualmente hay personas que se dedican a la recolección de basura (principalmente PET, vidrio y aluminio) pero su arduo trabajo tiene una remuneración muy baja, a veces por debajo del salario mínimo.
  • Existe en la comunidad un centro de recolección de basura reciclable que recibe, pesa, empaca y compra dichos materiales. Algunos negocios queman cierta basura como combustible.


Todo esto se logró aprender tan solo mediante
conversaciones con personas de la comunidad. Con esos aprendizajes, era hora de llevar la experimentación al siguiente nivel: la acción.


Las chicas ProTrash comenzaron a
armar el experimento que habíamos planeado. Consistía en validar si las amas de casa estaban dispuestas a intercambiar basura por comida. Así que, acudieron al supermercado más cercano y compraron distintos alimentos básicos y comenzó la acción. Fueron nuevamente a ver a esas madres cabeza de familia y les propusieron dicho intercambio. ¿Qué aprendieron?

  • Al inicio, esas amas de casa no lo creían, desconfiaban de que fuera cierto y en la mayoría de los casos rechazaban la oferta por sentir vergüenza.
  • Aquellas madres avergonzadas, pero interesadas en la oferta, comenzaron a recolectar toda su basura reciclable y enviaron a sus niños a hacer el intercambio.
  • Los alimentos más demandados eran aceite para cocinar, leche, frijol, arroz y otras leguminosas.
  • Una vez que se corrió la voz por la comunidad, más madres, niños y familias fueron acudiendo a intercambiar basura por comida.
  • 8 de cada 10 puertas que tocaron fueron intercambios exitosos.
  • Se dieron cuenta que los niños juegan un papel muy importante y aprovecharon la instancia del intercambio para hacer un taller didáctico con ellos para enseñarles a separar y procesar adecuadamente la basura (por el momento solo se trabajó con PET, el más abundante). A partir de ese momento, no se le entregaba la comida al niño hasta que no demostrara que había aprendido lo que se les enseñó.


Tras completar ese experimento había que continuar aprendiendo más. Así que, el siguiente paso era
cerrar el ciclo: tomar la basura recolectada, venderla y medir si eso es rentable o no y qué tanto exactamente. Así que, acudieron al centro de recolección donde les pesaron esa basura y ¡obtuvieron sus primeras ventas! 🙂 ¿Qué aprendieron?

  • La basura cambia su valor dependiendo de qué tan procesada está. En el caso del PET, el valor del material aumenta ligeramente si se quita la tapa y la etiqueta.
  • Los centros de recolección en las comunidades solo empacan el material. Una vez empacado se transporta a grandes centros de reciclaje.
  • En dichos grandes centros de reciclaje es donde la basura se vuelve un negocio altamente rentable generando millones y millones para unas pocas personas.
  • La basura (especialmente el PET) se vuelve rentable al triturarse. Su valor suele aumentar 3 veces una vez triturada.
  • Actualmente no es posible triturar en las comunidades porque carecen de electricidad tri-fásica o simplemente electricidad requerida por las máquinas compactadoras o trituradoras.
  • Triturar la basura en la comunidad tendría un efecto disruptivo en el actual lucrativo mercado de la basura al reducir los intermediarios.
  • Obviamente, es más eficiente transportar basura triturada que sin procesar.


Todos estos aprendizajes hubiera sido imposible adquirirlos sin la
experimentación en el mundo real donde las personas y los problemas conviven día a día.


¿Entonces qué sigue?

Aún queda mucho por experimentar y aprender pero al menos ya se vislumbra una solución hipotética:

Un sistema y red de centros de recolección y trituración de basura reciclable en múltiples comunidades que paguen a quienes separen y recolecten la basura con alimentos nutritivos.

Esto permitirá redistribuir la riqueza (que hoy en día queda en pocas manos), generar empleos locales mejor pagados, tener comunidades limpias, un mejor planeta y familias mejor alimentadas y más saludables.


¿Cómo triturar la basura localmente sin electricidad?

ProTrash se encuentra desarrollando el prototipo de una máquina mecánica donde la energía de trituración y pesaje de la basura provenga de pedalear como en una bicicleta.


¿Donde conseguir alimentos?

ProTrash ya logró concretar una alianza con el Banco de Alimentos de México (BAMX) que pertenece a la Red Global de Bancos de Alimentos, para que sean sus proveedores de comida (que de otra manera se tiraría) comprando los alimentos a un 10% del precio de mercado.


¿Cómo harán dinero?

Vendiendo la basura triturada a compañías que reutilizan dicho material para nuevos empaques. Todo indica que será posible generar ganancias para recuperar inversiones rápidamente y poder multiplicar la instalación de centros en más y más comunidades.

 

Así que, solo quiero desearles el mayor de los éxitos a los equipos Latinoamericanos que participarán en el concurso Hult Prize para que el premio se quede en manos Latinas.

Sin embargo, creo que el sacar adelante estos proyectos vale mucho pero mucho más que un premio de $1 millón de dólares. El verdadero premio que debemos buscar es ver esos problemas resueltos mejorando la calidad de vida y generando desarrollo económico a la vez.

Es por eso que creo que los próximos héroes nacionales de Latinoamérica serán emprendedores, emprendedores que no se enamoran de sus ideas de negocio sino que luchan incansablemente por encontrar esos modelos de negocio repetibles, escalables y auto-sustentables.

Lo que te invito a analizar es que todos estos aprendizajes que logró ProTrash no requirieron de grandes cantidades de dinero, inversión o capital semilla. Sólo fue cuestión de identificar, entender y enfrentar problemas con trabajo duro. Eso lo podemos comenzar hoy, ahora, sin esperar a nadie ni nada. Así que, comienza a resolver un problema. En los problemas está nuestro futuro.

 

“Latinoamérica es la tierra de las oportunidades”

 

P.D.: Quisiera agradecer a todo el equipo del Tec de Monterrey y Hult Prize México por haber hecho esto posible. Y en especial, un agradecimiento y reconocimiento a personas valiosísimas de la comunidad como Yuri quienes luchan día a día para sacar adelante sus vidas y las de los demás a pesar de las adversidades.

apremy-ury-yuri

Ury Sarabia

Lean Startup & Customer Development Specialist + Co-Founder & CEO at Apremy.com + Startup Essentials / www.UrySarabia.com