Emprendedores Vs. Gobierno - Apremy

Emprendedores 1 – Gobierno 0

En este post no me refiero a emprendedores que buscan crear modelos de negocios de alto impacto (aunque no descarto que en algún momento uno de estos emprendedores nos sorprenda) y tampoco busco que se me interprete como alguien que apoya los negocios ilegales (aunque esta “ilegalidad” venga condicionada más por marcos legales obsoletos que por acciones que hagan daño a las personas). En este post me refiero a emprendedores, como aquellas que deciden resolver un problema y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.

Uno de los mayores retos actuales de nuestras ciudades en Latinoamérica, tiene que ver con la movilidad, ¿cómo lo resolvemos?. Quizás lo primero que debe tenerse en cuenta es que hay tantos tipos de necesidades de movilidad como tipos de personas, y que por esta razón, las alternativas de movilidad deben ser diversas y desarrolladas según las necesidades y problemáticas específicas de cada tipo de usuario.

Basado en observación y en artículos de medios de alta circulación como este y como este, me ha motivado reflexionar un poco acerca de cómo lo soluciona el gobierno y cómo lo solucionan los emprendedores en mi ciudad (lo cual creo que es representativo de muchas otras ciudad de Latinoamérica).

Gobierno: pone en funcionamiento un sistema de transporte masivo según estudios. 

Resultado: insatisfacción en los usuarios y gran cantidad de problemas que hacen que a muchas personas les tome hasta dos o tres horas transportarse entre sus viviendas y sus trabajos, además de largas esperas y viajar de pie en vehículos completamente atestados de gente.

Emprendedores: con sus propios vehículos ofrecen servicio de transporte en rutas que han sido desarrolladas de acuerdo a las necesidades de las personas.

Resultado: satisfacción en los usuarios y hacer posible que las personas puedan transportarse entre sus casas y sus trabajos en la mitad del tiempo que les toma el sistema de transporte masivo, sin viajar de pie y sin largas esperas.

Los que en este post llamo emprendedores comúnmente son conocidos como “transportadores piratas” y “transportadores ilegales” (como también le llaman a Uber).

El resultado es que cada vez hay más demanda de alternativas de transporte y obviamente, una a una van a estar por fuera de los marcos normativos existentes y van a terminar siendo “ilegales”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que podemos crear más ciudades y crear más dinero, pero no podemos crear más tiempo. Entonces, ¿son ilegales quienes están resolviendo un problema y mejorando la calidad de vida de muchas personas permitiéndoles pasar más tiempo con sus familias o dedicarlo a actividades más productivas que hacer filas o ir en bus lleno de gente?.

Está completamente fuera de mi interés atacar a los gobernantes/administradores de la ciudad, todo lo contrario, estoy para apoyarlos. Sólo quiero invitarlos (y a todos quienes tienen en sus manos la estructuración, la aprobación y la ejecución de proyectos de “impacto social”) a que incorporen cada vez más una mentalidad de emprendedores, es decir, de solucionadores de problemas y mejoradores de la calidad de vida de las personas. ¿Cómo hacerlo? Dedicando más tiempo a entender las problemáticas desde el punto de vista de quienes las viven, hablando con ellos, en el momento y lugar donde ocurren. Y así mismo, probar con los usuarios su propuesta de valor y las diferentes alternativas de solución.

Para los emprendedores, mi invitación es a que resolvamos verdaderos problemas. Utilicemos todo el potencial, todo el conocimiento y energía en hacerle mejor la vida a otros.

¿Te suena familiar la situación aquí mencionada? Comenta.

Saludos 🙂

Quizás te interese leer: Identificando Problemáticas para Proyectos de Responsabilidad Social Empresarial.

Juan Franco

Business Developer at Startup Essentials & Apremy.