3 pasos al éxito como emprendedor apremy startup essentials

3 pasos al éxito como emprendedor (y por qué no me funcionaron)

Ya llevaba varios productos de software construidos y vendidos cuando me sedujo el ir tras la creación de un producto que pudiera vender a muchas personas, que me generara ingresos recurrentes y que funcionara por sí solo para yo poder dedicarme a vivir como quería.

La pregunta era cómo llegar a eso. Y con lo que tenía en mi cabeza en ese entonces construí la siguiente ruta, con la cual, obviamente no llegué a donde quería estar.

Aquí te comparto la ruta al éxito y te cuento por qué no me funcionó.

Paso 1. Una idea genial

Fácil! Ideas es lo que me sobra, pensé. Escogí una de ellas y seguí adelante. Lo más interesante era que todas las personas a quienes les conté sobre mi idea me dijeron que era una idea genial, incluyendo las personas que me dieron visto bueno para entrar a un programa de apoyo a emprendedores y también todos los asesores que tuve mientras participé en ese programa.

¿Qué falló? Lo más obvio y menos practicado, ir primero con quienes yo creía que serían mis clientes para contarles qué era lo que yo tenía en mente y verificar si estaban interesados en los beneficios que yo pretendía entregarles con mi producto y si estaban dispuestos a pagar por ello.

Paso 2. Construir un producto que funcione por sí sólo sin intervención humana

Desde que escuché hablar del tema me ha llamado la atención el poner a funcionar “algo” y a partir de ahí recibir ingresos recurrentes sin tener que hacer prácticamente nada. Lo más natural para mi fue pensar en crear un producto de software como servicio y así fue como dediqué un buen tiempo y dinero a elaborar mi producto.

¿Qué falló? Varias cosas:

  1. Creer que el producto es el negocio en sí mismo, cuando en realidad, el producto o servicio es sólo uno de los elementos que conforman un modelo de negocio. Además, en muchos casos no es posible aportar valor a las personas tan sólo a través de su interacción con un software, se necesita el contacto humano y personalizado (por lo menos al comienzo) para transmitir la seguridad que necesitan los clientes y realmente entregar el beneficio que ellos esperan y necesitan (de paso aprendemos un montón directamente de los clientes).
  2. Construí el producto de acuerdo a lo que yo creía, sin interactuar con quienes yo creía que serían mis clientes (vuelvo al paso 1) para entender si realmente les serviría lo que estaba construyendo.

Paso 3. Participar en un programa/concurso de emprendimiento

Esto lo hice por dos razones.

  1. Creí que realmente podrían ayudarme a convertir mi producto en el negocio que yo soñaba, pues en ese punto ya me había dado cuenta de que el camino al éxito no era tan fácil.
  2. Creí que la visibilidad que podía darme la participación en el programa iba a traerme clientes.

¿Qué falló?:

  1. Mis expectativas frente al programa no eran adecuadas frente al verdadero propósito del mismo. Creo que no tengo la culpa y que muchos hemos caído en eso. Lo que recomiendo antes de participar en cualquier programa de emprendimiento es conversar de manera abierta y franca con quienes ya han participado en él y fijarse menos en la información promocional de los programas, los videos testimoniales y en las cifras que muestran sobre su impacto.
  2. Conseguir que hablen de ti y de tu emprendimiento a través de entrevistas y publicaciones puede servir para alimentar la vanidad, pero no pueden garantizarte ventas simplemente porque nadie puede garantizar que las vean tus clientes, y menos aún, si se trata de un producto o servicio que no les interesa.

¿No sirven en absoluto estos pasos? Depende cómo los des y en el momento en que los des. Me refiero a lo siguiente.

Sobre el paso 1. Una idea genial

Las ideas son inevitables. Lo que pasa es que para que una idea sea genial hay que hacerle un proceso:

  1. Ponerla a prueba con los clientes antes de cualquier paso. Ellos son quienes realmente tienen la potestad para ponerle palabra “genial” al lado derecho de la palabra idea.

Puede que este paso de miedo porque se corre el riesgo de sentir frustración al darte cuenta de que tu idea va no va a funcionar como negocio, pero abre la puerta para obtener aprendizaje de los clientes acerca de qué es lo que ellos realmente necesitan y por qué están dispuestos a pagar.

  1. Así tus clientes digan que tienes una idea genial todo se decidirá en cómo ejecutes tu idea y la lleves a la realidad.

Sobre el paso 2. Construir un producto que funcione por sí sólo sin intervención humana

Creo que todo se resume en la siguiente frase:

“La tecnología es un medio pero no un fin”

Tenemos claros ejemplos de compañías gigantes y exitosas como Airbnb y Uber que se apoyan en tecnología para entregar su propuesta de valor pero dicha propuesta de valor va mucho más allá de usar una aplicación o un software. ¿No queda esto claro? Piensa, ¿qué obtienes cuando utilizas Uber? Puede ser “transportarte de una manera más cómoda y segura”, ¿Tiene esto qué ver con la aplicación? No. En última instancia, a lo que voy es a que lo realmente importante es resolver el problema que tienen los clientes, punto. ¿Cómo lo resolvemos? De una manera que haga sentido a los clientes, obviamente, si a ellos les hace sentido, podemos aprovechar el poder que nos da la tecnología para crear soluciones repetibles y escalables.

Sobre el paso 3. Participar en un programa/concurso de emprendimiento

Evalúa de manera objetiva (y con evidencias) en qué puede realmente beneficiarte participar en determinado programa o concurso de emprendimiento. Todos necesitamos entrenarnos, todos queremos plata para nuestro negocio, todos necesitamos compartir y aprender de otros emprendedores y de tantos mentores y asesores que tienen contenidos geniales para compartirnos. Pero evalúa qué puede darte el mayor retorno de tu tiempo ¿participar en el programa/concurso o salir a la calle a estar en contacto con tus clientes aprendiendo de ellos y haciendo ventas?.

Si te gustó este artículo te agradeceré que lo compartas con más personas.

Escríbeme a juan@apremy.com si crees que puedo ayudarte en algo.

¡Hasta la próxima! 🙂


compass virtual training and advice for startups startup essentials apremy


 Lee también: “9 recomendaciones para antes de emprender” y “El gran secreto que todo emprendedor debe conocer”.

Juan Franco

Business Developer at Startup Essentials & Apremy.