construyamos-startups-con-una-sola-y-verdadera-historia-que-contar-apremy-startup-essentials

Construyamos startups con una sola (y verdadera) historia que contar

Creo que cualquier persona que haya tenido contacto con lo que se conoce como ecosistemas de emprendimiento, sea emprendedor, docente, asesor, directivo o funcionario de un programa de emprendimiento, concurso de emprendimiento, incubadora o aceleradora, reconocerá rápidamente a qué me refiero con el título de esta publicación.

¿Qué tanto coincide la historia que se cuenta públicamente de una startup con la realidad que se vive dentro de ella?. Por lo que he tenido oportunidad de conocer, en la mayoría de los casos son completamente diferentes. Conozco emprendedores ganadores de concursos que no han tenido ni para pagarle a sus empleados. Así como conozco startups que aparecen en medios de comunicación como la solución suprema y ni siquiera han identificado un modelo de crecimiento.

¿Dónde nace esta diferencia?. Hay varias razones. Por una parte, en algún punto de la historia nos fue regalado un estereotipo de emprendedor, por cierto nada aterrizado a la realidad latinoamericana, donde las grandes ideas y la inversión pueden reemplazar el trabajo duro y por eso hay que contar historias de superhéroes. En otros casos, la necesidad de tener varias historias que contar nace por la presión que se genera luego de haber recibido algo, por ejemplo, “mentoría” (como se le dice) o algún otro tipo de recurso que se esperaba daría resultados que no se lograron, simplemente porque lograr resultados al emprender no es tan fácil como parece y requiere tanto trabajo duro que no puede resumirse en un pitch de concurso.

¿Qué tal si (aunque no se vea glamuroso o farandulero) los diferentes actores de los ecosistemas de emprendimiento comienzan a solicitar  pitches basados en evidencias sobre progreso y clientes satisfechos, en vez de rocket pitches?.

“Podemos tener la mejor tierra, las mejores semillas, la mejor agua, el mejor abono y las mejores manos, y aún así, se requerirá tiempo y esfuerzo para que nazca la mejor planta, y aún más, para que esa planta de frutos”.

¿Es realmente necesario tener dos o más historias qué contar? Desde mi perspectiva lo más importante en un negocio son los clientes y a ellos no les importa qué historia CONTAMOS, a ellos les importa qué historia VIVEN cuando experimentan nuestro producto o servicio.

¿Cómo se soluciona? Simple: concentrémonos en hacer clientes felices y mostremos algo cuando realmente tengamos algo que mostrar.

Sabemos que en el mundo del emprendimiento hay muchas cosas que no están bien. Sabemos que es sólo cuestión de tiempo para que muchos escenarios de “apoyo” a emprendedores colapsen. Por eso quiero pedirle a cada una de los personas que como yo, y organizaciones como Startup Essentials y Apremy, que de una manera u otra estamos influyendo en la creación de empresas, que nos tomemos esto realmente en serio.

En nuestras manos está la creación de las empresas que sostendrán la economía de la Latinoamérica que vivirán nuestros hijos y nietos. Y una buena manera de comenzar a tomarnos esto en serio, es concentrarnos en crear startups que tengan una sola y verdadera historia que contar.

Juan Franco

Business Developer at Startup Essentials & Apremy.